FECOAM Colabora en la Campaña de Manos Unidas por un Consumo más Responsable y Solidario

El presidente de la Federación de Cooperativas Agrarias de la Región de Murcia (Fecoam), Santiago Martínez, fue el encargado de leer el manifiesto inaugural de la campaña que está llevando a cabo de Manos Unidas, bajo el lema ‘El mundo no necesita más comida, necesita más gente comprometida’.

El acto estuvo presidido por Teresa Romero, delegada de Manos 03Unidas en Murcia, con la presencia del obispo de la Diócesis de Cartagena, José Manuel Lorca, y autoridades del ayuntamiento de Murcia como la concejal de Juventud y Cooperación al Desarrollo, Rebeca Pérez, y la concejal de Derechos Sociales, Conchita Ruiz.

Antes de la lectura, Santiago Martínez, hizo mención a la Federación, explicando que es una asociación con más de 30 años y que aglutina a 84 cooperativas, 22.000 socios directos en las cooperativas y, aproximadamente, unos 30.000 trabajadores directos e indirectos, en los centros de producción o de manipulación.

También explicó a la problemática que trajo consigo la imposición del veto ruso a la llegada de productos agrarios españoles a ese país. Así, en 2015, Fecoam llevó a cabo una serie de negociaciones para que los alimentos que iban destinados a ese mercado pudieran ser transformados y aprovechados para que no se desperdiciaran y llegaran a la población necesitada.

El manifiesto de Manos Unidas, leído por el presidente de Fecoam, recoge el objetivo de esta organización para el desarrollo de los países más desfavorecidos y para acabar con «la lacra del hambre en el mundo».

El texto recoge que a pesar de que se producen alimentos para dar de comer al doble de la población mundial actual, «existen casi 800 millones de personas que no pueden comer, siendo el hambre el primer riesgo para la salud en el mundo».

El fundamento de la lucha contra el hambre que lleva a cabo Manos Unidas, explica el manifiesto, «radica en la defensa efectiva del derecho a la alimentación para todas las personas». Desde la organización demandan «políticas saludables» y apoyan proyectos «de seguridad y soberanía alimentaria compatibles con la sostenibilidad medioambiental».

El hambre es «un problema social que exige una respuesta decidida tanto a nivel de estado como a nivel internacional». Esa respuesta, afirma Manos Unidas, se tiene que articular en principios en torno a «la solidaridad o la defensa del bien común».

«Esta campaña de Manos Unidas, fundamentada en la dignidad de las p04ersonas y su derecho a la alimentación, se concreta en tres compromisos, el primero con una cosecha de alimentos para el consumo humano y no para la especulación. En segundo lugar, el compromiso con una cosecha respetuosa con el medio ambiente y, por último, un compromiso con el aprovechamiento de los alimentos que evite el desperdicio de los productos», concluye.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *